PH BALANCEADO

por Carla Lazarini

El pH es la unidad de medida de alcalinidad o acidez de nuestro cuerpo, en los últimos años se ha enfatizado más la importancia de lograr mantenerlo en equilibrio, puesto que así somos menos propensos a desarrollar diversas enfermedades. Nuestro cuerpo funciona en un pH de entre 7.35 y 7.45, el ideal  para estar en balance; dependiendo de nuestra alimentación nuestro nivel de pH puede cambiar ya que hay alimentos que promueven la alcalinidad  y otros acidez, siendo este último caso cuando el cuerpo es más propenso a desarrollar padecimientos o malestares.

Debemos de hacer énfasis en que se debe de mantener el equilibrio del pH adecuado, porque ambos extremos son dañinos. Nuestro organismo no debe caer en un estado ni de alcalinidad extrema o acidez.

¿Cómo lograr el balance del PH? 

Existen 4 pilares importantes que nos ayudan a mantener la alcalinidad de nuestro cuerpo:

 

NUTRICIÓN

Nuestro cuerpo, por naturaleza, es alcalino, pero al realizarse diferentes funciones del metabolismo se acidifica; es por eso que se recomienda seguir una alimentación en la que el 80% de nuestra dieta se base en alimentos alcalinizantes, y el 20% restante en alimentos no alcalinos pero saludables. 

Una dieta alcalina, debe incluir gran variedad de hortalizas y verduras de hojas verdes crudas, ya que son ricas en clorofila. 

 

HIDRATACIÓN

Todos los seres humanos estamos compuestos de 80% agua, en el día perdemos alrededor de 2 litros que tenemos que reponer. La deshidratación hace que nuestro metabolismo se ralentice en un 3%. La pérdida de agua de un 3% disminuye la resistencia muscular un 10%, así como el rendimiento mental y físico. Dicho esto, se puede entender la importancia de mantenerse hidratado, ya sea bebiendo agua purificada y/o alcalina para hidratar las células y eliminar ácidos.

 

DESINTOXICACIÓN

Nuestra alimentación y estilo de vida crean en nuestro organismo acumulación de ácidos tóxicos. Para eliminar esto y mantener el balance ideal del cuerpo tenemos 4 vías: la orina, las heces, el sudor y la respiración.

 

REMINERALIZACIÓN

El cuerpo utiliza sus recursos minerales, como el sodio, potasio, calcio y magnesio para mantener el balance del pH; la acidez generada por el metabolismo y un estilo de vida poco saludable consume las reservas de minerales que debemos reponer para mantenernos sanos. La importancia de los minerales radica en que estos favorecen la conductividad eléctrica, los impulsos nerviosos y la contracción de las fibras musculares.

 

 

 

BANNER

 

520px * 400px