La importancia de los suplementos de vitaminas y minerales antes y después del embarazo

 

Aprende más sobre los suplementos alimenticios y por qué tomarlos

El embarazo es una etapa maravillosa, y aunque es diferente para cada mujer, hay algunas cosas que todas las futuras mamás pueden hacer para promover el óptimo desarrollo del bebé desde que está en el vientre, por ejemplo, mantener una alimentación balanceada y adecuada que les permita tener los nutrientes necesarios.

En este caso los multivitamínicos son muy importantes, ya que aportan los nutrientes que aumentan en esta etapa y no siempre se pueden obtener a través de los alimentos.

 

¿Qué son los “multivitamínicos”?

Los multivitamínicos son suplementos que contienen una combinación de vitaminas y minerales y, a veces, otros nutrientes como ácidos grasos esenciales, DHA, etc. Se los conoce por diferentes nombres, como vitaminas múltiplespolivitamínicos o simplemente vitaminas y minerales

Tienen como beneficio, ayudarnos a cubrir con las necesidades incrementadas de nutrimentos, promover el bienestar físico y así mejorar la salud.

Si piensas quedar embarazada o ya estás viviendo esta maravillosa etapa, es importante que antes de comenzar un tratamiento con algún multivitamínico, consultes con un especialista en la salud y nutrición que puede aconsejarte sobre el mejor para ti.

 

Nutrientes básicos para el crecimiento del bebé

Los requerimientos de vitaminas y minerales en esta etapa pueden aumentar hasta en un 90%, por lo que debemos de asegurar su consumo. Estos son los nutrientes más importantes:

  • Ácido fólico: Es una vitamina del complejo B que ayuda a prevenir defectos del tubo neural en el feto. En el periodo de concepción necesita 400 microgramos por día, mientras que, en el embarazo y la lactancia, se necesita de 600 microgramos. Esta cantidad es difícil de obtener únicamente de los alimentos, por lo que durante esta etapa es importante que te apoyes con un suplemento especializado.
  • Hierro: Este mineral es esencial para el desarrollo cerebral del embrión. Durante el embarazo se requiere de más hierro pues la cantidad de la sangre aumenta y se necesita más para oxigenar el cuerpo de la madre y del feto. Las cantidades recomendadas en esta etapa son de 27 mg al día.
  • Calcio: Contribuye a reducir el riesgo de preeclampsia, una condición médica que causa un aumento repentino de la presión arterial. El calcio también ayuda en la formación de huesos y dientes del bebé. Las embarazadas deben recibir 1,000 miligramos al día.
  • Vitamina D: Esta vitamina ayuda al calcio a formar los huesos y dientes del bebé. Todas las mujeres, embarazadas y no embarazadas, deben recibir 600 unidades internacionales de vitamina D al día.

 

 

 

  Fuente:

• Nestle Baby & Me