Cómo hacer que tu lactancia sea un proceso que ames

 

Amamantar es el proceso ideal para alimentar a tu bebé

 

Amamantar es el proceso ideal para alimentar a tu bebé, es un acto de amor, donde tienes la oportunidad de transmitirle a tu hijo todo lo que sientes por él, pasar tiempo de calidad y, por ende, estrechar vínculos que se fortalecen día con día.

 

 

Amamantar es el proceso ideal para alimentar a tu bebé, es un acto de amor, donde tienes la oportunidad de transmitirle a tu hijo todo lo que sientes por él, pasar tiempo de calidad y, por ende, estrechar vínculos que se fortalecen día con día.

 

¡Siéntete cómoda!

Es importante que te sientas cómoda, por lo que usa ropa que te permita realizar la lactancia de forma libre y tranquila, recuerda que es ilimitada y tu hijo puede necesitar leche en el cualquier momento.

Para lograrlo, usa el brasier para lactancia o aquél que le brinde el soporte adecuado a tus senos (no olvides que estarán llenos de leche, lo que significa un poco más de peso).

Otro factor que influye mucho para que ames la lactancia es el ambiente, trata de que sea un lugar donde te sientas relajada y puedas disfrutar del contacto piel a piel con tu hijo; haz que sea un momento lleno de complicidad entre ustedes dos, donde lo mires a los ojos, le hables, le cantes o lo acaricies.

 

Evita preocupaciones por la cantidad

A veces las mamás se preocupan por la cantidad de leche que producen; piensan que no es la suficiente o no llenará a su hijo, pero, el cuerpo es tan inteligente, que mientras más succione tu hijo, más leche producirán tus senos.

Recuerda que al inicio será muy poca, pero sustanciosa; se trata del calostro. Después de dos o cuatro días, la leche será más abundante.

Al tomar en cuenta y entender todos estos factores, ten por seguro que amarás la lactancia y la recordarás con mucho cariño y nostalgia. 

 

 Fuentes:
• Baby & Me  de Nestle