Cuidado de la Piel Seca en Personas con Diabetes

DEXERYL MÉXICO· TIEMPO DE LECTURA: 3 MINUTOS

Todo paciente con Diabetes Mellitus debería contemplar dentro de su esquema de tratamiento un emoliente para el cuidado de su piel susceptible a la xerosis. DEXERYL crema, es una fórmula eficaz y segura por su composición a base de glicerina, vaselina y parafina líquida hidrata la piel durante 24 horas y ayuda a reforzar la barrera cutánea que se notará visiblemente más hidratada y confortable, previniendo la descamación y la sensación de tirantez, Dexeryl es el emoliente #1 recetado por dermatólogos para el cuidado de la piel seca y es Avalado por la Asociación Mexicana de Diabetes desde 2016.

La diabetes es una enfermedad crónica caracterizada por la alteración de los niveles de glucosa (azúcar) en la sangre, esto se debe a que el páncreas no produce suficiente insulina, o a que el organismo no puede utilizar de forma eficiente la insulina producida. La insulina es la hormona responsable de regular los niveles de glucosa en la sangre.

Las personas que padecen Diabetes están más expuestas a sufrir alteraciones en la piel, secundario a un mal control de la glucosa; tanto manifestaciones cutáneas propias de la diabetes, como cambios que se pueden presentar en población general, pero son más frecuentes en personas con diabetes, como es la piel seca. Incluso existen alteraciones en la piel que indican que existe daño a otros órganos como ojos y riñones.

Hasta un 90% de las personas que tienen diabetes presentan en algún momento de su vida un padecimiento en la piel. Es de suma importancia mantener controlados los niveles de glucosa en sangre ya que existe una relación entre la hiperglucemia y las enfermedades de la piel. Se debe consultar al Dermatólogo en caso de notar algún cambio o lesión sospechosa.

Para prevenir padecimientos cutáneos, las personas que padecen Diabetes Mellitus deben revisar diariamente la piel de su cuerpo, en caso de notar algún cambio como manchas, granitos, hinchazón o engrosamiento, así como dolor o comezón, es necesario consultar a un médico especialista en Dermatología para que realice una evaluación a profundidad y brinde el tratamiento adecuado para cada paciente.

El control de la glucosa en sangre reduce el riesgo de padecer infecciones y otros padecimientos de la piel.

Las principales recomendaciones para mantener en buen estado la piel son:

  • Conservar la piel limpia con un adecuado estado de humectación, teniendo especial cuidado en zonas de pliegues como son axilas, ingles y entre los dedos de los pies, ya que la humedad adicional en estas áreas del cuerpo puede contribuir al crecimiento de hongos. También se puede utilizar talco en caso de padecer exceso de sudoración.
  • Evite utilizar jabones irritantes ya que pueden resecar la piel y formar grietas.
  • Utilizar agua tibia para bañarse, ya que el agua muy caliente seca e irrita la piel.
  • Aplicar crema emoliente en capa fina todas las veces que sea necesario (cada vez que la piel esté seca o presente comezón), mínimo diario después del baño. Dexeryl crema emoliente está avalada por la Asociación Mexicana de diabetes Brinda hidratación profunda y prolongada, reparando la barrera de la piel.
  • Consumir 2 a 3 litros de agua al día, dependiendo de su función renal, especialmente en climas calurosos (su médico le podrá decir cuál es la cantidad de agua necesaria para usted).
  • Limar las uñas de forma recta en lugar de cortarlas, ya que, si está disminuida la sensibilidad de los pies, se puede generar una herida que se puedan complicar.
  • Utilizar zapatos cómodos para evitar puntos de presión que inicien un callo o una herida que propicie una infección.
  • En climas muy secos y fríos se debe tener mayor cuidado en la hidratación de la piel ya que tiende a resecarse.

Referencias:
Calderón DC. et al. Diabetes mellitus y sus diferentes manifestaciones dermatológicas. Revista Colombiana de Endocrinología, Diabetes y Metabolismo. Volumen 4, número 3, agosto de 2017.

  • Fuentes-Nava AG. et al. La importancia de la piel en la diabetes mellitus. Medicina e Investigación 2015;3(1):61-73