0 artículo(s)

Horario de Servicio a Domicilio:
De 8 a.m. a 9 p.m.

No tienes artículos en tu carrito de compras.

Me quiero bien  

¿Qué son los germinados y cómo pueden ayudar a mi salud digestiva?
Publicado el 20/04/2017 | Publicado por Medicalima
 
Me Quiero Bien

Los germinados son uno de los pocos alimentos que ingerimos cuando aún están vivos, lo cual aumenta enormemente su valor nutricional. Las semillas germinadas son brotes llenos de vitalidad.
Su excepcional cantidad de nutrientes las hace indispensables en una dieta sana, además de aportar su sabor a numerosos platos.


El contenido nutricional de las semillas germinadas es equiparable al de las frutas y verduras, pero las superan en cuanto a su riqueza enzimática y en clorofila, muy importante por su acción antianémica, revitalizante y antitóxica. Todo ello los convierte en alimentos completos que pueden contribuir a corregir las carencias de la alimentación moderna.

Los germinados son únicos ya que están disponibles en cualquier época del año y en cualquier lugar del mundo. Su ciclo de cosecha es de tan solo una semana y su rendimiento muy grande. Con un solo kilo de semillas de alfalfa se producen entre 10 y 14 kilos de germinados frescos. Tal vez solo estés familiarizado con los germinados de alfalfa, sin embargo existen muchas más opciones deliciosas e incluso se pueden preparar en casa sin mucho problema.

Propiedades nutricionales

Las propiedades nutricionales de los germinados son altísimas.
Por ejemplo en cuanto a proteínas, los germinados de alfalfa, girasol y rabanito poseen un 4%, mucho más que muchas verduras. Los germinados de chícharo, con un 27% de proteína son comparables al porcentaje de la carne, la leche y los huevos, pero sin el gran contenido en grasa.

Propiedades terapéuticas

Los germinados tienen numerosos beneficios en la salud, entre los cuales podemos encontrar los siguientes:

  1. Favorecen los procesos de desintoxicación y depuración.
  2. Fortalecen el sistema inmune.
  3. Combaten la acción de los radicales libres.
  4. Estimulan la secreción del páncreas.
  5. Facilitan la digestión al activar los procesos de regeneración y desinflamación del aparato digestivo.
  6. Mejoran el funcionamiento intestinal y fortalecen la flora intestinal.
  7. Rebajan el índice de colesterol.
  8. Favorecen en general el metabolismo por su acción reconstituyente.

¿Quieres consumir germinados hechos en casa? ¡Es muy fácil!

Ahora que ya conoces las ventajas de los germinados, es momento de que te animes a hacerlos en tu hogar. Puede sonar complicado, pero en verdad es muy sencillo, ¡solamente necesitan uno o dos minutos al día!

Día uno: Lava los granos/legumbres.  Colócalos en un frasco o tazón y cúbrelos generosamente con agua fría.

Día dos: Cuela el agua. Coloca un pedazo de tela sobre el cuello del frasco y asegúrala con una liga (banda elástica). Coloca el frasco boca abajo sobre un tazón de manera que se drene el exceso de agua, o coloca los granos/legumbres sobre una toalla de papel dentro de un colador, nuevamente para drenar el exceso de agua.

Día dos – en la noche: Enjuaga bien los granos o legumbres y colócalos de nuevo en la posición de drenado.

Día tres – en la mañana: Repite el paso de lavado de la noche anterior.

Siga adelante: Continúa lavando y drenando los granos o legumbres dos veces al día. Los brotes estarán listos cuando puedas ver pequeños rabitos que son más o menos del mismo tamaño que la semilla original.

¿Qué me aportan los distintos germinados?

A pesar de que todos los germinados tienen numerosos beneficios nutricionales, cada uno te aporta distintas cosas, te compartimos algunos de los más comunes:

  1. Alfalfa: es uno de los germinados más completos y más consumidos por su agradable sabor. Contiene vitaminas A, B, C, E y K además de calcio, magnesio, potasio, hierro, selenio y zinc y los aminoácidos más importantes. Es remineralizante y combate la fatiga y la debilidad.
  2. Berro: se le considera muy adecuado para combatir los síntomas de la fatiga primavera. Además de alcalinizar y depurar la sangre neutraliza el exceso de toxinas. También regula el metabolismo. Es rico en hierro, fósforo, manganeso, cobre, zinc, yodo, calcio y vitaminas A, B2, E y especialmente C.
  3. Garbanzo: germinados no producen gases durante la digestión. Son ricos en carbohidratos, fibra, calcio, proteínas, magnesio, potasio y vitaminas A y C.
  4. Chícharo: proporcionan clorofila, proteínas, carbohidratos, fibra, vitamina A, hierro, magnesio y potasio.
  1. Lentejas: en brotes retrasan el envejecimiento y son ricas en proteínas, vitamina C y hierro.
  2. Mostaza: es el germinado más picante. Adecuado para tratar trastornos digestivos como gastritis, enteritis, etc. Es rica en vitamina C, proteínas y lípidos.
  3. Girasol: ricas en proteínas, grasas insaturadas, vitaminas B y E, calcio, hierro, fósforo, potasio y magnesio.
  4. Rábano: útil para combatir digestiones pesadas y para calmar la tos. Contiene abundante clorofila.
  5. Brócoli: rico y poderoso compuesto anticancerígeno. Contienen 20 veces mayor protección antioxidante que las plantas adultas. Los brotes son ricos en fibra, enzimas y nutrientes, incluyendo vitaminas del complejo B, ácido fólico y vitamina C.

Puedes consumir los germinados en jugos, ensaladas, snacks. Si dejas crecer los germinados hasta tener una hierba de unos pocos centímetros, puedes realizar un estupendo jugo de germinados con ayuda de un extractor de jugos. Los extractores son capaces de extraer todo el jugo de alimentos tan fibrosos como la hierba conservando todos sus nutrientes.

¿Quieres saber cómo consumir tus germinados?
¡Mira estas dos deliciosas recetas y anímate a consumirlos!

Ensalada de lentejas

Ingredientes:

  1. 3 tazas de lentejas germinadas
  2. 1 cebolla
  3. 1 diente de ajo
  4. El jugo de un limón
  5. 2 cucharadas de aceite de oliva

Picar la cebolla, el ajo y el perejil y mezclar con los demás ingredientes.

Ensalada de Pepino y Alfalfa

Ingredientes (para 2 personas):

  1. 2 Pepinos pelados y cortados finamente
  2. 1 taza de alfalfa germinada
  3. 1 manojo de berros desinfectados
  4. ¼ de taza de jugo de limón (al gusto)

Elaboración:

  1. Pelar y cortar en rodajas finas el pepino. Colocarlas en un recipiente hondo, marinar con un poco de zumo o jugo de limón y sal. Dejar una hora así.
  2. Desinfectar muy bien el berro. Colocar en el plato en que serviremos, un manojo de berro, una montañita de alfalfa, bañado en zumo de limón y en otro lado los pepinos en limón. Sazonar todo con sal.

#BHealthy #BMedicaLima

 
 
 
 
 

Me Quiero Bien
* Aplican Restricciones, Consulta términos y condiciones de Monedero del Ahorro Aquí

Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe consejos, promociones y mucho más...

PROXIMAMENTE

Descarga la
aplicación
para tu móvil